viernes, 20 de abril de 2018

CARLOS CÓRDOBA, SU PARTIDA


Los libros fueron su pasión. Bibliófilo de alma. Donde llegaba, traía con él su paz interior que se desprendía simplemente de su halo por el hecho de estar. Era un hombre claro, sincero, noble. No hablaba mucho, pero su palabra era exacta, precisa y siempre cargada de la oportunidad de aprender a su lado; sin grandilocuencia ni petulancia. Su humildad era superadora y ejemplar.   
Carlos Córdoba fue un imprescindible y desinteresado colaborador de la Biblioteca Goyena, tenía un recuerdo muy tierno de nuestra fundadora Ana Inés Manzo, la querida ‘Pola’. Cuando se resolvió concretar la idea de crear el Museo Bibliográfico, al que primero recurrimos fue a él, y su orientación dio extraordinarios resultados. Carlos fue un activo miembro de EARA – Encuadernadores Artesanales de la República Argentina.
También aportó mucha documentación al blog EL QUILMERO y sus aseveraciones eran enriquecedoras para el transcurrir de la historia quilmeña y su gente.
Son muchas, muchas las personalidades que fueron y son el Capital Social de Quilmes, Carlos Córdoba es sin ningún concepto ambiguo una de las de mayor dimensión.
A todos los que  fuimos sus amigos, sus compañeros de trabajo, sus colegas, sus alumnos y conocidos nos queda su imperecedera presencia.   (Chalo Agnelli)


Es tan grande la tristeza que no puedo dejar de llorar. Con Carlos Córdoba se fue un amigo de ésos que saben acompañar en silencio, abrazar con la mirada, tender el corazón en una mano y acariciar con la otra. Esos a los que el corazón no se les presta, se les da, porque a su vez ellos entregan el suyo. La mirada limpia. La palabra sabia. La compañía, aún en la ausencia. La manta tibia para despejar el frío de la soledad. El abrigo generoso, el amparo protector, la presencia que impone sólo la autoridad del humilde de cuerpo y de mente. El remanso que restaña heridas. La inteligencia inmarcesible, presente. A flor de piel. La integridad, siempre. Hombre y humano en el cabal sentido de la palabra. Pródigo de amor. Pudoroso. Querible y querido. Especial. Amigo. (Graciela Linari)


Chalo Agnelli
20/4/2018
 

lunes, 16 de abril de 2018

EL PÁRROCO FELIPE DE JESÚS ECHEVERRÍA – 1903/1910


“Recoger datos es el primer paso al conocimiento,
pero distribuirlos es hacer Comunidad”
Prof. Chalo Agnelli
Colabora Ricardo A. Giallorenzi
Era intendente de Quilmes en 1903 don Agustín N. Matienzo hijo del primer boticario del pueblo don José Agustín Matienzo (+6/5/1898) y el Partido estaba en pleno auge de transformación urbanística y social. Hubo miembros del clero católico como protestante que mucho tuvieron que ver con esa transformación. Algunos se destacaron notoriamente como José Ramón Quesada, Rafael Fanego, Canon Stevenson, etc. Aquí daremos una breve reseña de uno de estos religiosos.
Foto tomada de una publicación de 1910, editada por la municipalidad de San Pedro con motivo del Centenario de la Revolución de Mayo. El padre Felipe Jesús de Echeverría tenía a esa fecha 43 años (la foto puede ser anterior)
FELIPE DE JESÚS ECHEVERRÍA

Ese año de 1903, llegó a Quilmes como párroco de la Inmaculada Concepción el Pbro. Felipe de Jesús Echeverría sustituyendo a su predecesor don Bartolomé Ayrolo, quien pasó a la parroquia de Avellaneda, donde permaneció 30 años y se destacó con la fundación del sindicato de fosforeras, también llamado La Cruz, que pronto se sumó a la acción social católica. [1] 
El Pbro. Echeverría era vasco nativo del pueblo de Beintza-Lavaien en Navarra,[2] tenía parientes en Quilmes, la familia Echeverría-Rivero, muy comprometidos con la educación popular del pueblo a partir de la Tercera Fundación (1852)
 Con anterioridad a la parroquia de Quilmes, estuvo en La Merced de Pergamino y en San Nicolás de Bari, en el pago de los Arroyos entre los años 1895 y 1896, cumplía la función de teniente cura (aparece en el censo de 1895 en Pergamino)
 Beintza-Lavaien, Navarra

Al año siguiente de su arribo se conmemoró el cincuentenario de la definición dogmática de la Inmaculada Concepción designada por el papa Pío IX en 1854, patrona de Quilmes desde 1865, cuando desde 1863, se estaba levantando el nuevo templo que sustituyó al primero de ladrillos realizado en 1787, que a su vez sustituyó al primero de adobe y paja de 1667, construido por el pueblo indio de la Reducción. El de 1787 fue varias veces restaurado;  hasta pocos años antes se denominaba la parroquia de la ‘Exaltación de la Santa Cruz’, como figura en muchas actas de bautismo, casamientos y defunción existentes en el archivo de la Catedral.

Felipe de Jesús Echeverría permaneció en Quilmes hasta 1910, en que fue destinado a la ciudad de San Pedro.

NUEVO DESTINO

En el semanario “El Independiente” de la localidad de San Pedro, un periódico que salía todos los domingos, que tuvo la amabilidad de enviarme el señor Ricardo Giallorenzi, se anuncia la llegada de este sacerdote a esa localidad el 13 de febrero de 1910 (la publicación es del domingo 27) y agrega sus antecedentes en Quilmes en el número del 27 de febrero de ese años.

El Independiente” había sido fundado por Alejandro Santiago Mascetti el 3 de abril de 1892.

Anuncia el periódico bajo el título de “NUEVO PÁRROCO”:

“El domingo pasado se recibió de esta parroquia el presbítero Sr. Felipe de J. Echeverría que ha sido designado por el Sr. Obispo de la Diócesis para reemplazar al Pbro. Sr. Edelmiro Martínez, mientras dure la licencia que ha solicitado. El Pbro. Sr. Echeverría viene de Quilmes, donde su separación de la parroquia ha sido sentida, pues según los informes que tenemos era muy apreciado.”

El número del 27 de febrero detalla la trayectoria de Echeverría en su paso de siete años por la parroquia quilmeña. Un documento que aporta datos de arreglos y transformaciones que se hicieron en el templo principal de Quilmes y sus vínculos con la grey católica.

Ha sido muy sentida en el pueblo de Quil­ines la partida del padre Felipe de Jesús Echeverría, designado por sus superiores para ocupar la vacante del importante curato de San Pedro.
El presbítero Echeverría, durante el tiempo que venía desempeñando el honroso cargo de cura vicario da Quilmes, supo granjearse bien pronto general estimación en el desempeño de su ministerio, cuyas virtudes y prendas personales y celo apostólico son bien conocidas por sus feligreses.
Durante su permanencia en ese cargo, se pueden citar entre otras algunas de las importantes obras que llevó a cabo, como ser el hermoso púlpito, uno de los mejores de la Provincia y de los que cuentan los templos de Buenos Aires. La portada interior del templo refaccionada con grandes vitraux, cuyos grabados bajo relieve cuadran muy bien con el conjunto hermoso de multitud de altares de esbelta arquitectura y rica construcción. La refacción del despacho parroquial.
El bautisterio que hasta entonces ocupaba una parte en el interior del templo, fue destruido construyendo el actual junto a la iglesia y separado por la casa parroquial, es de notables dimensiones y decorado de riquísimas pintura y artísticos como variados cuadros.
Gracias a Dios no han faltado en la parro­quia almas generosas, siempre dispuestas a coadyuvar el celo del cura para el embellecimiento del templo, y debido a su generosa cooperación se ha podido iluminarlo a luz eléctrica.
Su celo se extendió aún más, fundó el Cole­gio San José, confiado a las hermanas del Rosario, donde reciben cristiana educación tantas niñas. [3]
Estableció la sociedad Catequista para la enseñanza de la doctrina cristiana y cuyos activos miembros no sólo ejercen su misión en la parroquia, sino que extienden su benéfica instrucción a los pueblos circunvecinos.
También fue infundiéndole nuevos bríos introduciendo grandes mejoras a “La Lectura”, [4] hoja parroquial de gran circulación.
Pero se dejaba sentir cada vez más la necesidad de prolongar el templo, [5] necesidad palpable en tantas ocasiones, siendo imposible casi penetrar en él los días festivos debido al extraordinario aumento de la población en estos últimos años y para llevar a cabo su dorado ensueño, reúne a un grupo de caballeros, forma la comisión pro-templo, se echan las bases con el loable deseo de poderse inaugurar en la gloriosa fecha del centenario de nuestra emancipación nacional, como homenaje de un pueblo que siempre se distinguió… (hasta aquí el recorte periodístico aportado por el Sr. Giallorenzi)

Colegio San José de las hermanas del Rosario, Mitre y 9 de Julio.
VILLA ARGENTINA

Su paso por San Pedro también fue muy significativo. En su vejez Echeverría volvió a su tierra en Navarra y en Beintza-Lavaien mandó construir una casa que llamó "Villa Argentina" e hizo pintar de azul y blanco.
 "Villa Argentina" en Beintza-Lavaien

Libro traducido al euskera por el padre de Echeverría realizado cuando regresó a Navarra. Su nombre aparece precedido por "Monseñor", pero no necesariamente eso significa que haya sido obispo sino que pudo haber desempeñado alguna tarea que lo habilitaba a llevar dicho "rango”.
Compilación e investigación del Prof. Chalo Agnelli

Colaboración, datos y fotos de Ricardo A. Giallorenzi
TEXTOS VINCULADOS
Acha Omar. “La Fundación Eva Perón y las mujeres: entre la provocación y la inclusión” de Carolina Barry, Karina Ales, Oreste Carlos.  "Los 250 años de la erección como sede parroquial de la Iglesia de la Santa Cruz de los Quilmes, hoy Catedral de la Inmaculada Concepción" Separata del tomo XIV de ARCHIVUM, Revista de la Junta de Historia Eclesiástica Argentina - Buenos Aires – 1984. 
Otamendi, Luis “Origen de Quilmes: La Reducción e la Exaltación de la Santa Cruz”. Serie Archivos y Fuentes de Información. Municipalidad de Quilmes. 1978.
Otamendi, Luis E. “Historia de la Reducción. 1666-1812” Serie Archivos y … Dirigida por don Carlos G. Maier. Municipalidad de Quilmes. 1970.
Ver en EL QUILMERO del martes, 19 de enero de 2016, "Reseña Histórica de la Parroquia de Quilmes” Por el Dr. Craviotto
Ver en EL QUILMERO del miércoles, 21 de octubre de 2015. “Creación del Curato y Parroquia de la Inmaculada Concepción - 285 Años - 23 De Octubre De 1730.”
Ver en EL QUILMERO del martes, 14 de junio de 2011, “Festejos Patronales de Quilmes - Los Festejos Patronales antes de establecerse la fecha de la fundación de Quilmes.
NOTAS

[1] Don Bartolomé Ayrolo nació en San Vicente donde realizó sus primeros estudios, terminados los cuales ingresó en el Seminario Conciliar de Regina Martyrum, ordenándose en diciembre de 1894. En el mismo mes fue consagrado por Monseñor Boneo e inmediatamente después, el día 26, canto su primera Misa en la Capilla del mencionado Seminario, constituyendo un extraordinario acontecimiento. El primero de sus cargos lo desempeño en Quilmes en calidad de Teniente Cura, quedando un tiempo después al frente de la feligresía, en calidad de Párroco. Tuvo vínculos en Córdoba con el Cura Brochero. Ver en https://es.scribd.com 
[2] Beinza-Labayen es un municipio de laComunidad Foral de Navarra, situado en la Merindad de Pamplona, en la comarca de Alto Bidasoa y a 64 Km de distancia de la capital de la comunidad, Pamplona.
[3] El Colegio San José de Quilmes se fundó el 4 de marzo de 1904.Las hermanas del Rosario llegaron a pedido del Mon. José Américo Orzali. Se instalaron en una propiedad que adquirieron a la familia Dobraniche, dos solares entre las calles Mitre, 9 de Julio y Sarmiento.

[4] “La Lectura -periódico semanal, religioso-social” según acotaba inmediatamente después de su título y que apareciera el 10 de octubre de 1895 bajo la dirección de su fundador el presbítero Antonio D. Rossi. (Ver en EL QUILMERO del lunes, 18 de julio de 2011, Historia De La Prensa Quilmeña – I Nota de Juan Carlos Buceta Basigalup)

[5] Las obras tan deseadas empezaron aproximadamente en 1935 hasta entonces, existía el terreno baldío cercado por una pared con altos pastizales que la sobrepasaban, entre el antiguo Registro Civil y el fondo de la iglesia. El proyecto de ampliación y remodelación fue el arquitecto Juan Pollak. (Ver su biografía en EL QUILMERO)