jueves, 16 de noviembre de 2017

JUNTA DE ESTUDIOS HISTÓRICOS – SEGUNDA RECONSTITUCIÓN – 1978



Por Chalo Agnelli
La Junta de Estudios Históricos de Quilmes fue creada el 12 de julio de 1940, por el decreto N° 1670 del benemérito comisionado municipal Dr. don Fernando Pozzo.
El 12 de julio de 2016, en el marco de los 350 años del primer poblamiento de Quilmes,[1] el secretario de cultura y educación Lic. Ariel Domene, asumiendo su responsabilidad oficial, dio función y vigencia a la Junta de Estudios Históricos en su tercera reconstitución.
SEGUNDA RECONSTITUCIÓN
En el primer período la Junta - que se mantuvo activa poco más de dos décadas -, fue decayendo paulatinamente hasta desaparecer. Las causas fueron previsibles: el fallecimiento de algunos de sus integrantes, la avanzada edad de otros o las exigencias de nuevas responsabilidades y la falta de renovación generacional.
Tras varios años inactiva, en 1978 – pronto harán 40 años -,  se renovó la inquietud de quienes deseaban mantener y di­fundir la tradición histórica del distrito; el segundo en antigüedad de la Provincia y uno de los que contó y cuenta con la mayor canti­dad de estudiosos de su pasado, des­de don José Andrés López con su “Quilmes de antaño”, el Dr. José A. Craviotto con “Quilmes a través de los años”, el profesor Manuel Ales con varias publicaciones como don Luis Otamendi y José y José Abel Goldar (padre e hijo), Gotardo Pedemonte y Felipe Firpo sobre Bernal, el Prof. Juan Carlos Lombán con “Nueva historia de Quilmes” y tantos otros, [2] la Junta de Estudios Históricos fue reconstituida por el decreto N° 2261.
Integraron la comisión directiva: presidente, Sr. Luis E. Otamendi; vicepresidenta, Prof. María Ana Borzi de Faragó; secretario, Prof. Ovidio Tomatti; prosecretario: Sr. José Abel Goldar; vocales: Prof. Palmira Sagrario Bollo Cabrios y Sres. José Goldar, Eleodoro Lemos, Alcibíades Rodríguez y Carlos Augusto Terbeck.
En aquella segunda oportunidad la Comisión comenzó a reunirse provisoriamente en el Museo Histórico Regional “Alte. Guillermo Brown” de Bernal, donde actualmente estableció su sede oficial, específicamente, en la Biblioteca  “Dr. José Antonio Wilde” de ese Museo. [3] Y en octubre de ese mismo año se trasladaron a un local expresamente habilitado del viejo Mercado Municipal sito en la calle Lavalle entre Humberto Primo y Olavarría.
Los objetivos que se trazaron fueron: elaborar el regla­mento que regiría sus activi­dades, preparar su plan de labor y la instalación en una dependencia municipal a fin dar cumplimiento a aspectos importantes de su misión como la constitución del Archivo Histórico Do­cumental y Gráfico y el dictado de seminarios, cursos y la realización de jornadas. Además a instancias de la profesora Bollo Cabrios se pusieron en contacto con las autoridades de la Academia Nacional de la His­toria y con otros organismos de la especia­lidad en el orden provincial y muni­cipal.
Con dos discontinuidades la Junta de Estudios Históricos de Quilmes ya tiene 77 años. Intermitencias  solo como institución activa, pues varios de sus miembros, en esos lapsos, siguieron produciendo trabajos de investigación, actualizando la información de nuestra historia y sus protagonistas y divulgándola en instituciones educativas, bibliotecas y centros culturales.
Investigación y compilación Prof. Chalo Agnelli
Colaboración Flia. Rinke - Bucich
FUENTE
Quilmes – Informativo Cultural. Año 1 N° 1, julio – agosto de 1978. Dirección de Cultura de la Municipalidad de Quilmes. Año del Bicentenario del nacimiento del Gral. José de San Martín y del Dr. Mariano Moreno.
NOTAS

[1] Ver en EL QUILMERO del miércoles, 13 de julio de 2016, JUNTA DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE QUILMES - NUEVA CONSTITUCIÓN

[2] Ver en EL QUILMERO del jueves, 11 de marzo de 2010, LA JUNTA DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE QUILMES  - “LOS PRECURSORES”
[3] Ver en EL QUILMERO del viernes, 12 de marzo de 2010, JUNTA DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE QUILMES (SEGUNDA NOTA)

sábado, 4 de noviembre de 2017

BIBLIOTECA POPULAR "BERNARDINO RIVADAVIA" DE BERNAL



Por Chalo Agnelli
Un núcleo de jóvenes de Bernal, inmigrantes e hijos de inmigrantes, de ideas progresistas, alarmados por el avance
mundial y local del fascismo, se congregaron a partir del 3 de setiembre de 1932, para cimentar las bases de un centro cultural y biblioteca en una zona extensamente poblada, donde era una necesidad perentoria la creación de una entidad con esos fines. 
El 12 de octubre de ese mismo año, lograron abrir, en una propiedad de la calle Alem 205, el Centro Cultural y Biblioteca “Bernardino Rivadavia”. Pocos meses después que la Biblioteca Mariano Moreno, fundada el 21 de agosto de ese mismo año. 
En 1916, Francisco Cúneo, quien fue el primer diputado obrero, [1] había establecido en el Barrio Los Hornos (hoy Bernal Oeste) la
F. Cuneo
Biblioteca “Agustín Álvarez” que perduró hasta 1970, con varias clausuras durante las sucesivas dictaduras cívico-militares. Cúneo, en 1909, había fundado en Quilmes el periódico El Ariete”  y en 1914, había asumido como diputado nacional por el Partido Socialista.
 
Siguió a la Biblioteca Rivadavia, en 1937, la Biblioteca Popular Manuel Estrada de orientación católica.
TRAYECTORIA 
Las actividades de la Bernardino Rivadavia fueron muchas y va­riadas: con­ferencias, obras teatrales, festivales, etc. Las conferencias de divulgación científico estuvieron a cargo del Dr. Julio K. Deniselle y el matemático Juan Carlos Boló, la profesora, periodista y escritora Adela García Salaberry, entre otros muchos. 
En una oportunidad una comisión directiva consiguió que el Teatro del Pue­blo, que dirige el escritor Leónidas Barletta [2] pusiera en es­cena en el local de la Biblioteca: “Bastidores del alma" de Nicolás Evreinov y “Pelo de zanahoria" del escritor francés Jules Renard (1864-1910) A su vez un grupo de socios de la Biblioteca, crearon un electo local que dirigían los señores Ernesto Conigliaro y Eduardo Osimani, quie­nes se distinguieron en la representación de la pieza “Como los robles”. 
CRECIMIENTO 
A los dos años de su inauguración la dedicación de las distintas comisiones directivas alcanzaron un ca­pital social de $ 3500 (que para la época era una suma extraordinaria para una institución de ese tipo) Contaba con 89 socios activos, 223 socios bibliotecarios y 10 cooperadores. El caudal bibliográfico era de 2300 volúmenes de valor científico y literario. Mensualmente se retiraban entre 200 a 300 libros. 
En 1934, se daban clases de corte y confección dicta­das por la profesora Rosa Olivero, con una inscripción de 25 alumnas distribuidas en dos turnos, con el siguiente hora­rio: de 15 a 17 y de 17 a 19 ho­ras, los días lunes, miércoles y viernes. Otra de las obras que dan la pau­ta del celo de sus dirigentes fue la construcción de un amplio salón de actos con capacidad para doscien­tas cincuentas personas, con un adecuado escenario donde se des­arrollaban los actos culturales orga­nizados por la institución.
Integraban la Comisión Directiva elegida por la asamblea efectuada el 16 de diciem­bre de 1934: presidente, Roberto Kienast; vicepresidente, Eduardo Siffredi; secretario general, Américo Bissio; secretario, Luis Ciotti; secretario de actas, Enrique Moggio; tesorero, Guillermo Dunne; protesorero, Arturo Torres; vocales: Manuel Rouco, Luciano Falzoni, Rafael De Stéfano, Francisco Giusti y Salvador Conigliaro; vocales suplentes: Carlos Curranino y Armando Falzoni; revisores de cuentas: Plinio Luis Costa y Francisco Cabeda.
Diploma que certifica la condición de BIBLIOTECA POPULAR a la "Bernardino Rivadavia" de Bernal (El original se halla en el Museo Bibliográfico Documental de la Biblioteca Popular Pedro Goyena, donación de la Flia. Siffredi)
El 23 de setiembre de 1936, la Comisión Protectora de las Bibliotecas Populares, dependiente del Ministerio de Educación de la Nación la declaró “Popular”, acordándole los beneficios de la Ley 419, más conocida como Ley Sarmiento. [3] Resolución ratificada el 3 de marzo de 1954 (Se adjunta el diploma que le confiere esa designación) 
En 1957, debió abandonar el viejo local y pasó a la calle Chacabuco 573, ya sin los recursos que habían gestado, con mucho compromiso social por los libros y la educación actuando directamente en las escuelas públicas de la zona, a lo largo de 25 años, en los que desarrolló una acción fecunda, que lo coloca en­tre las paradigmáticas instituciones que fraguaron la identidad y carácter del pueblo bernalense. 
El periódico “Crónica” de la familia Salaberry, [4] fundado en 1923, fue a través de sus páginas, un constante propulsor de la creación de instituciones culturales, con hala­güeño resultados. Mostrando el desarrollo de sus actividades en el Anuario de las bibliotecas de Bernal: Álvarez, Moreno y Rivadavia. 
La Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia, después de un par de clausuras y confiscaciones, sufridas por las varias interrupciones democráticas que se sucedieron desde el año 1955 hasta 1966, debió cerrar sus puertas.
Investigación Chalo Agnelli 
Colaboración Alejandro Gibaut y Flia. Siffredi
FUENTES 
Periódico “Crónica” de Bernal, 1932 
Anuario del “Crónica” de Bernal de 1934. 
Anuario del diario “El Sol”, 1947 
NOTAS

[1] Ver en EL QUILMERO del jueves, 22 de mayo de 2014, FRANCISCO CÚNEO - PRIMER DIPUTADO OBRERO – FUNDADOR DE “EL ARIETE” 

[2] (Bs. As. n.30/8/1902 – m.15/3/1975) En 1930, abrió sus puertas el Teatro del Pueblo fue el primer teatro independiente del país. Barletta fue su director desde el 20 de marzo de 1931, hasta su muerte. En esta sala Roberto Arlt estrenó casi todas sus obras teatrales. Desde 1930, ocupó varios locales hasta que en 1943, se ubicó en el sótano de Diagonal Norte 943. Dejó de funcionar en 1976, con la instalación de la dictadura cívico-militar. Desde 1987, tras su apertura ocupa el mismo espacio. Se creé según las bases teóricas del teatro postuladas por Romain Rolland, cuyo “referente era el obrero, el hombre del pueblo, que vivía una realidad diversa al burgués y a quien urgía un teatro que respondiera a las necesidades de un público estrictamente popular.”  

[3] El 23 de Septiembre de 1870, se promulga la Ley Nº 419, conocida como Ley Sarmiento, donde se creó la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares, con el propósito de fomentar la creación y el desarrollo de estas instituciones, constituidas por asociaciones de particulares, con la finalidad de difundir el libro y la cultura en todo el país. Ver en EL QUILMERO del lunes, 23 de septiembre de 2013, “Historia de las Bibliotecas Populares en la República Argentina”

http://bibliogoyena.blogspot.com.ar 

[4] Ver en EL QUILMERO del miércoles, 5 de junio de 2013, “Máximo Salaberry Y El Diario "Crónica" De Bernal - 7 De Junio Día Del Periodista” http://bibliogoyena.blogspot.com.ar

 


miércoles, 1 de noviembre de 2017

EL MONUMENTO A LA MADRE EN LA CIUDAD DE BERNAL (COLABORACIÓN)



Por Lic. Alejandro Gibaut
El Monumento a la Madre, viejo anhelo de la comunidad bernalense (se pedía por él desde al menos 1955), pudo realizarse e inaugurarse gracias al completo apoyo de las instituciones sociales de la ciudad: el Rotary Club, el Club de Leones, la Asociación de Fomento, los Bomberos Voluntarios, el Policlínico Bernal, el club ‘El Ceibo’, el Club Bernal, el Hospital ‘Julio Méndez’, la Sociedad de Fomento de Barrio Parque, la Parroquia, el Progresista, la Biblioteca Mariano Moreno… todos ellos desde 1966, estaban recaudando fondos y realizando colectas para lograr la concreción del sueño. Para eso se había nombrado una Comisión Popular integrada por Octavio Burmester como presidente, Carlos Castro como secretario y Emilio Bianchi como tesorero, la que tenazmente "acosaba" al comercio, las instituciones y la gente común pidiendo donaciones para el objetivo.

Vidriera de la Biblioteca Estrada, en su vieja e histórica ubicación de Belgrano y 25 de Mayo, con los anteproyectos del monumento. En primer plano se observa el ganador (Enero de 1969)

ADOLFO PÉREZ ESQUIVEL

Se realizó finalmente un concurso abierto en el cual participaron
artistas de renombre nacional y del cual salió elegida la obra realizada por Adolfo Pérez Esquivel, entonces un joven artista de 39 años, ya comprometido con el movimiento por los Derechos Humanos, accionar que en 1980, le valió que le otorgaran el Premio Nobel de la Paz. 
Todo parecía encaminarse para que Bernal pudiera tener su monumento en 1969, pero no se logró, hubo que esperar un año más. 
Finalmente, el 18 de octubre de 1970, luego de ser bendecida por el padre Heraldo Gómez, y en un acto y desfile en el que participaron los Exploradores de Don Bosco, los Bomberos Voluntarios y varios colegios bernalenses, la escultura fue inaugurada.

Visita de la Comisión Popular Pro-Monumento a la Madre al taller de Pérez Esquivel para ver el progreso de la obra, agosto de 1969. En la foto se ve a Pérez Esquivel junto a los señores Bianchi, Burmester, el escultor Oscar Albertazzi El primero a la izquierda) y José Díaz Soto, estos dos últimos integrantes de la comisión técnica (Foto: semanario "Crónica")  
 Acto de emplazamiento el 18 de octubre de 1970


EMPLAZAMIENTO

Su emplazamiento fue la plazoleta junto a las vías del Ferrocarril Roca, en 25 de Mayo y San Martín. En 2014, por las obras de construcción del paso bajo nivel en Avellaneda y San Martín, el monumento fue desmontado. Hace poco más de un mes (septiembre de 2017) se le dio un nuevo destino en la plaza "Félix Bernal", casi en la esquina de Cramer y Espora, sobre una nueva base piramidal. Lamentablemente no hay ninguna placa que ayude a recordar su historia, ni a su autor o al menos su significado. Bernal desea que esta omisión sea prontamente remediada para darle a este hito testimonial de la cultural de nuestro partido la importancia que merece.
 Actual destino en la plaza Félix Bernal

Esta escultura de Pérez Esquivel, según el señor Carlos Alberto Castellán,  está inspirada en uno de los calcos de las víctimas de la erupción del volcán Vesubio en el año 79 d. C. Expresa el supremo amor de una madre aún ante la circunstancia de la muerte, ella sostenía a su niño en alto en un desesperado intento por salvarle la vida, mientras los gases la asfixiaban y la ceniza y piedra volcánicas empezaban a sepultar su propio cuerpo.


Alejandro Gibaut
Asociación de Historiadores Los Quilmeros
15 de octubre de 2017
Colaboración Dr. Ricardo Angelino, Sr. Carlos Alberto Castellán
Fotos diario "Crónica" de Bernal y El Sol.